HIERRO EN ALIMENTOS Y LA MICROBIOTA

El hierro en alimentos y la microbiota, suele ser muy poco mencionado y puesto en práctica.

????En esta publicación encontrarás no solamente porque es importante el hierro en tu alimentación, sino por sobre todo qué relación tiene con tu microbioma y/o microbiota intestinal.

Vamos!!!

¿QUÉ ES EL HIERRO?

El hierro constituye uno de los minerales más importantes no solamente para el correcto funcionamiento de tu organismo, sino también para el equilibrio de minerales en nuestro planeta tierra y seres vivos.

De esta forma, la cantidad de hierro (Fe) en nuestro planeta es alrededor del 35% de su masa.

Ahora, hablando a nivel nutricional, este mineral está clasificado como un micromineral, significa que solo se requiere de unos cuantos miligramos en tu cuerpo, para un normal funcionamiento de tu metabolismo.

¿PARA QUÉ SIRVE EL HIERRO?

????Entonces su importancia es vital, dado que desempeña diferentes funciones en tu cuerpo como:

  • Interviene en el transporte de oxígeno y dióxido de carbono en sangre.
  • Promueve la producción de elementos vitales para la sangre, como es el caso de la hemoglobina.
  • Desempeña un papel clave en la respiración celular, dado que está involucrado en la formación de mioglobina (proteína que tiene el grupo hemo + hierro y se encuentra en los músculos).
  • Permite la formación de colágeno.
  • Participa en la reparación celular, porque permite una mayor síntesis de ADN.
  • Una cantidad suficiente de hierro en tu cuerpo permite un mejor desempeño mental y físico.
  • Promueve a tu cuerpo a tener más energías.
  • Protege a tus células de los radicales libres.
  • Está íntimamente relacionado con una salud adecuada del sistema inmune.

¿CUÁLES SON LAS FUENTES DE HIERRO EN ALIMENTOS?

  • Hígado.
  • Riñón.
  • Cerebro.
  • Corazón.
  • Carnes rojas.
  • Pollo.
  • Pescado.
  • Huevos.
  • Mariscos.
  • Cereales.
  • Legumbres.
  • Frutos secos.
  • Suplementos.

De este listado de alimentos que contienen hierro, el que es una mayor fuente de este mineral son los mariscos, luego le siguen el hígado y demás vísceras.

Por supuesto que también tiene una cantidad interesante de hierro las legumbres y vegetales en general, pero no es la misma asimilación que si lo fuese de origen animal. 

De ahí que radique la diferencia entre fuentes de hierro hemo y fuentes de hierro no hemo, en los alimentos.

Mientras que la primera, provenientes de fuentes animales (hierro hemo), nuestro cuerpo lo absorbe mejor, no sucede lo mismo con las fuentes vegetales (hierro no hemo).

No obstante se pueden combinar ambas fuentes para maximizar sus nutrientes no solamente de hierro sino de otras vitaminas, como el complejo B, el cual es otro tema a discutir.

RELACIÓN CON TU MICROBIOTA INTESTINAL 

Una vez ingerido este hierro en alimentos, pasa por tu tracto gastrointestinal. Siendo el estómago uno de los primeros lugares en formarse en estado ferroso (Fe+2).

Luego pasa a tu intestino delgado, en donde efectivamente se encarga de absorberlo de la manera más eficiente, para que posteriormente se transporte a tu microbiota intestinal, la cual radica principalmente en tu colon o intestino grueso.

Y en este punto, es donde depende de varios factores para su asimilación y por ende influencia de éste para con tu microbiota intestinal.

Pero te preguntas ¿Cómo es que el hierro influye directa o indirectamente en mi microbiota intestinal?

Esta pequeña cantidad de hierro que llega a tu colon y a tu microbiota, la replicación y supervivencia de casi todas tus bacterias comensales, permitiendo por ende una homeostasis en este nivel.

Ello significa, en un mantenimiento del equilibrio entre tus bacterias buenas y bacterias patógenas. Por supuesto, que se encuentra implicadas diferentes beneficios adicionales, como mejor producción de ácidos grasos de cadena corta, producción de citocinas antiinflamatorias, etc.

ESTUDIOS CIENTÍFICOS

Estudio del 2010

Los efectos de la fortificación con hierro en la microbiota intestinal en niños africanos: Un ensayo controlado aleatorio en Costa de Marfil. (Zimmermann, 2010):

  • Donde se observó que un consumo recurrente y prolongado de estas galletas fortificadas con hierro, permitió un desarrollo de bacterias patógenas, como es el de caso del género Enterobacterias.
  • A la par, que condujo a una disminución del género Lactobacillus, siendo estas bacterias comensales promotoras de una salud óptima en concentraciones adecuadas.

Estudio de 1985

Efecto del hierro sobre la flora intestinal neonatal durante los primeros tres meses de vida. (Mevissen, 1985):

  • En donde los lactantes que recibieron una preparación de leche de vaca enriquecida con hierro tenían menores niveles de Bifidobacterium pero recuentos más altos de Bacteroides y E. coli que los lactantes que recibieron una preparación de leche de vaca no enriquecida.
  • Teniendo en cuenta que el género Bifidobacteria, es crucial para el mantenimiento del equilibrio de la microbiota intestinal, se puede inferir que el hierro podría tener cierta influencia para que estas bacterias se encuentra afectadas negativamente.
  • En cambio para otro tipos de bacterias como la E. coli, aumenta su concentración, de forma proporcional que el hierro, por lo que se presume que puede conducir a un aumento de bacterias patógenas en general.

Así que se trata de un consumo adecuado de hierro en alimentos. Te diste cuenta que tanto el exceso como su déficit, provoca problemas para tu organismo, ¿verdad?, ¿Qué otras publicaciones te gustaría leer?

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.