ZINC PARA QUÉ SIRVE Y LA MICROBIOTA INTESTINAL

El zinc para qué sirve. Sin duda es uno de los minerales esenciales para tu organismo y que es poco valorado.

Además de ello, tiene gran influencia con tu microbiota intestinal. En esta publicación encontrarás, sobre los beneficios del zinc, alimentos que la contienen y por supuesto, artículos científicos sobre la relación entre este mineral y tu microbiota intestinal.

Entonces acompáñame a descubrir sobre este mineral esencial….

¿QUÉ ES EL ZINC?

Al igual que el potasio y otros minerales como magnesio, hierro, cobre, selenio, etc. son esenciales para un correcto metabolismo y por ende prevención de diferentes enfermedades.

Y a pesar de que nuestro cuerpo requiere entre 8 a 13 miligramos diarios en un adulto, no debemos restarle importancia, ya que gracias al zinc, puede desarrollarse diferentes procesos biológicos en tu organismo (proteínas, glúcidos, insulina, ADN, ARN, etc.).

En cuanto a su absorción, la mayoría de este mineral, se absorbe en el intestino delgado y con mayor velocidad en el yeyuno.

¿EL ZINC PARA QUÉ SIRVE?

Este mineral poco hablado, es vital para un sin fin de función en el cuerpo humano como:

  • A veces es usado contra el resfríado común.
  • Aumento de tu sistema inmunológico.
  • Se encuentra muy relacionado con la fertilidad.
  • Incremente la velocidad de cicatrización de tus heridas.
  • Puede ayudarte contra la hiperactividad.
  • Existen algunos estudios, sobre su efectividad contra el acné.
  • Presenta cierta efectividad contra la neumonía.
  • Puede ayudarte a contrarrestar la degeneración macular.
  • Al ser aliado para con tu sistema nervioso y cerebral, mejora tu rendimiento mental.
  • Te ayuda contra la osteoporosis.
  • De manera genérica, es un interesante desinflamante.
  • Puede ser un gran aliado para con tu diarrea.

¿QUÉ ALIMENTOS CONTIENEN ZINC?

A continuación te muestro los alimentos que tienen más alto contenido en zinc:

  • Ostras crudas.
  • Carne de res.
  • Frijoles.
  • Langosta.
  • Carne de cerdo.
  • Arroz cocido integral.
  • Guisantes verdes.
  • Nueces.
  • Maní.
  • Semillas de cáñamo, lino y calabaza.
  • Huevos.
  • Chocolate negro.

No incluí, a los lácteos, debido a su poder inflamante que tiene para con tu organismo. Además de ser un disruptor para con tus hormonas. Algo que no quieres, de ninguna manera, ¿verdad?.

ESTUDIOS CIENTÍFICOS DEL ZINC Y MICROBIOTA INTESTINAL

1.En este estudio; “La deficiencia crónica de zinc altera la composición y función de la microbiota intestinal del pollo”, y concluye a:

  • Se comprobó que existe un claro cambio en la microbiota intestinal, así como en la producción de ácidos grasos de cadena corta o SCFA.
  • Y no solamente en este estudios, sino también en otros, sobre el resultado final a los intestinos como: Inflamación gastrointestinal y la permeabilidad intestinal.

2. En tanto que este estudio; “El zinc en la dieta altera la microbiota y disminuye la resistencia a la infección por Clostridium difficile“, concluye:

  • Indicando que una dieta alta en zinc en ratones agrava la infección por este patógeno.
  • No obstante se toma en cuenta en niveles moderados de zinc en dieta, para no solamente contrarrestar esta infección, sino también para darle cierto soporte al sistema inmune.
  • En consecuencia se vio afectada la microbiota intestinal.

3. Este estudio habla de: “Efecto de la ingesta farmacológica de zinc y cobre sobre el rendimiento del crecimiento, las citocinas circulantes y la microbiota intestinal de lechones recién destetados desafiados con lipopolisacáridos coliformes”:

  • Se concluyó que los niveles farmacológicos de zinc en la dieta y cobre
    puede aliviar el estrés.
  • Dicho estrés se encuentra regulado por los LPS (lipolisacáridos), que no son más que endotoxinas bacterianas.
  • En general, parece que la dieta alta con Zn y Cu son favorables en el desarrollo de la morfología intestinal, lo que puede afectar la digestión y absorción de nutrientes en cerdos recién destetados.

4. Este artículo sobre; “Zinc en la interacción intestino-cerebro en el autismo y los trastornos neurológicos”, concluyó que:

  • Una deficiencia de zinc pre y perinatal podría afectar el desarrollo intestinal del recién nacido y mitigar potencialmente muchas de las disfunciones compartidas entre los TEA (trastorno del espectro autista) y otros trastornos neurológicos. 

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.